servicios
SUCULENTAS
& KOKEDAMAS

SUCULENTAS

Al cuidar una planta, trabajar en un jardín o huerto, se van obteniendo pequeños logros.

Las plantas “suculentas” llamadas así por el engrosamiento que desarrollan su raíz, tallo u hojas para contener cantidades mayores de agua que la mayoría de las plantas, siendo así mucho más fácil de mantener por la menor falta de cuidados que requieren en comparación a plantas más grandes. Dado que estás plantas son muy resistentes, son perfectas para decorar el hogar, eso y su tamaño son dos de las razones por las cuales estás plantas han agarrado tanta fama, pues son sumamente fáciles de cuidar y decoran prácticamente cualquier espacio que toquen, además de decorar los interiores de la casa, estás plantas están perfectas para decorar los exteriores como patios y terrazas. Durante el verano puedes tenerlas en exteriores, pero una vez llegado el otoño es recomendable que estén protegidas.

  • Debes regarlas cada 15 días, en invierno es recomendable bajar la ración de agua.

  • Cuida que su tierra esté bien drenada.

  • Siempre conserva la planta cerca de la luz natural o en el sol de ser posible, cuidando que el sol no esté en su máxima exposición a esa hora del día, y siempre debes mantenerlas en un lugar ventilado.

  • Si te gustan las plantas y quisieras empezar a cuidar una, te recomendamos ampliamente una suculenta, te preparará para una planta que requiera más atención.

    KOKEDAMAS

    Originarias de Japón, las Kokedamas embellecen, purifican y dan energía a los ambientes. Son plantas de interior o exterior que contienen sus raíces en bolas de musgo natural.

    ¡Las Kokedamas son seres vivos!, quiérelas, cuídalas, mímalas. sigue los siguientes consejos para que tu kokedama se mantenga sana y hermosa!

  • Colocalas en sitios luminosos pero que no les de la luz del sol directamente.

  • No la apretes para escurrir el agua.

  • Si el ambiente es seco, rocía las hojas con agua con un pulverizador.

  • Sumergela sólo cuando la bola de musgo esté seca.

  • Cuídala de los gatos y otras mascostas.

  • Gira la kokedama periódicamente sobre su eje para que las hojas no se vuelquen hacia la luz solar.

  • Controla periódicamente la aparición de hongos e insectos que puedan afectar la planta para combatirlos a tiempo.

  • Procura no exceder el riego, sufren mas por mucho riego q por falta de este.

  • Limpia las hojas con un algodón humedecido en agua si es necesario.

  • Corta las hojas secas, si existieren, con cuidado para no lastimar las hojas sanas.

  • Fortalecer con fertilizantes y abonos orgánicos preferentemente agregándolos en el agua de riego.

  • Si los hilos se sueltan se pueden coser con una aguja a la kokedama.

  • El riego

    depende del tamaño de la kokedama y del tipo de planta, en general se suelen regar una vez cada dos semanas en invierno y dos veces a la semana en verano. Para ello basta con sumergir la bola de musgo en un cuenco con agua y esperar a que dejen de salir burbujitas. Después se sacan del cuenco y se deja escurrir el agua sobrante. Adicionalmente si el tiempo es muy seco, se puede pulverizar el musgo con agua para mantenerlo verde.

    El abonado basta con añadir de vez en cuando un poco de abono líquido en el agua de riego

    Características Técnicas

  • Plantas de interior o exterior con sus raíces contenidas en una bola de musgo.

  • Sustrato: Sphagnum Moss.