servicios
Jardines Verticales

Los jardines verticales surgen como un nuevo concepto que reverdece paredes y azoteas, maximizando el uso del bien más escaso en la ciudad:

EL ESPACIO.

La instalación de un jardín vertical nos permite tener espacios verdes y ajardinados en lugares que no pensábamos que fueran capaces de albergar vegetación. Ante la imposibilidad de tener espacios ajardinados, bien sea por problemas arquitectónicos (espacios interiores y cerrados o fachadas exteriores) o bien por problemas derivados de la falta de “espacios horizontales” para poder plantar el jardín que queremos, la instalación de un jardín vertical se ha postulado como la opción preferente durante estos últimos años, adquiriendo estas estructuras gran presencia en nuestras ciudades.

JARDÍN VERTICAL

Un jardín vertical se compone principalmente de 3 cosas.

  • Una estructura, compuesta por celdas. esta puede ser de diversos materiales como metálica, fieltro, madera. Estas celdas se usan como repositorios para plantar las diversas especies que se usan para tapizar estos jardines.

  • El sustrato o medio donde se desarrollarán las plantas a utilizar. El sustrato que habitualmente se utilizan han de cumplir tres propiedades fundamentales: ligereza, capacidad de drenaje y un gran nivel de nutrientes.

  • El sistema de riego, es el corazón del jardín vertical. Es importante que el sistema de riego sea bien ejecutado para garantizar la salud y la belleza de la planta del jardín.
El jardín vertical es un producto vivo y tiene las mismas necesidades que un jardín convencional, es decir, el cuidado y mantenimiento regular por parte de profesionales cualificados son esenciales para mantener la sanidad vegetal y la belleza del jardín.
Vemos que la instalación de un jardín vertical no beneficia únicamente la estética de la construcción donde se instale. Los principales beneficios de instalar un jardín vertical son: Fijación del polvo existente, limpiando y purificando el aire. Generación de oxígeno. Absorción y filtrado de gases nocivos. Fijar grandes cantidades de CO2. Proporciona aislamiento acústico. Reduce la temperatura del interior del edificio, con el consiguiente ahorro en refrigeración. Retiene grandes cantidades de agua de lluvia, reduciendo el riesgo de rebasar los sistemas de desagüe. Integración perfecta entre el medio natural circundante y la edificación en la que instalemos el jardín vertical.

TIPOS DE JARDÍN VERTICAL